Uyghur-Boy’s-Death-in-Thailand-Abdullah-Abduweli--960x350

Muerte de niño en Tailandia destaca la difícil situación de los detenidos uigures

Cinco meses después de la custodia en la muerte de un muchacho de Uyghur étnico de 3 años en sur de Tailandia, sigue habiendo preguntas sobre las circunstancias que llevaron a su desaparición y condiciones enfrente de unas 370 otros refugiados de Uyghur detenidos durante más de un año después de huir de la región de Xinjiang del noroeste de China.

Abdullah Abduweli había estado recibiendo tratamiento para la tuberculosis, una infección bacteriana muy contagiosa de los pulmones – alrededor de dos meses en un hospital en Hat Yai antes de morir el 22 de diciembre de 2014, según las fuentes.

Abduweli contrajeron la enfermedad en un centro de detención de refugiados en Padang Besar, en el distrito de la provincia de Songkhla Sadao, donde él y 70 otros uigures recluidos desde marzo de 2014 en condiciones de hacinamiento y falta de higiene, las mismas fuentes.

Chalida Tajaroensuk, director de fortalecimiento de la sociedad civil tailandesa grupo de la gente, dijo que ella había podido visitar al muchacho después de que llegó al hospital a finales de octubre porque estaba en estado crítico.

"Los doctores trataron de ayudarlo e hicieron todo lo posible para cuidar de él", dijo.

"Cayó enfermo en prisión y la tuberculosi[infection]s fueron a la cabeza, poniéndole en grave estado.

Tajaroensuk dijo la enfermedad de Abduweli fue el primer problema de salud grave para afectar a un niño en el campo de detención de Padang Besar, pero que el gobierno tailandés había hecho poco para mejorar las condiciones desde.

"Fue el primer caso en que un niño fue hospitalizado debido a una afección grave, pero el gobierno no dice na[about his sickness]da", dijo.

"A pesar de que no era un ciudadano tailandés, era un ciudadano del mundo y tenía el derecho a la vida.

Además de los 70 detenidos en Padang Besar, se encuentran detenidos más de 300 uigures de habla turca en Tailandia después de huir de Xinjiang. Un estallido de violencia, que China ha culpado a los terroristas y los insurgentes islámicos que buscan establecer un estado independiente, tiene muertos de izquierda cientos desde 2012.

Uigures exiliados y grupos de derechos han criticado la regla de mano dura de las autoridades chinas en la región – incluyendo redadas policiales en los hogares de Uygur, restricciones a las prácticas islámicas y bordillos en la cultura y la lengua de la gente de Uyghur – que, dicen, ha obligado a muchos a huir en el extranjero, a menudo a través de Asia Sur-Oriental.

'Las condiciones eran horribles'

Seyyid Abdulkadir TumTurk, un representante de la Asociación de cooperación en Tailandia y Turquía basado en uigures organización la cultura de Turkestan del este dijo que había conocido a Abduweli en el centro de detención en Padang Besar.

"Hubo un montón de niños allí – algunos de ellos llegaron con sus padres y algunos llegaron con la ayuda de los demás", dijo.

"Me dijeron que[Abduweli’s] la madre quedó en región [China’s Xinjiang]uigur, en Aksu creo, y[prefecture] eso le llevó a este viaje con su padre, viajando con el grupo a través de Camboya, Laos, Vietnam y Tailandia en un intento de encontrar una vida para un ser humano.

TumTurk dijo que aprendió que cuando Abduweli fue trasladado al hospital en octubre, su padre Mustafa fue permitido acompañarlo bajo guardia, pero huyeron cuando llegaron a las instalaciones.

"Quería aprender cómo un padre podría dejar a su hijo detrás y escape", dijo.

Pero después de hablar c[by phone after he arrived in Turkey]on él, no lo culpo. Las condiciones en el centro de detención eran horribles – 40-50 personas que viven juntos en caliente, cuartos sucios y su hijo se estaba muriendo. No quería esperar para ser deportados a China."

Después Abduweli murió, TumTurk dicho intentó llevar su cuerpo a Turquía, pero se denegó el permiso de las autoridades tailandesas. El niño fue enterrado el 4 de enero en un cementerio musulmán frente a la mezquita de Nuea Ban al noreste de Hat Yai.

Dijo que cuando encuentra Mustafa y le dijo por teléfono que Abduweli había muerto, el padre expresó su dolor y remordimiento por dejar a su hijo detrás, llamando a la decisión de "una pérdida que yo debo vivir con este viaje" y pidiendo a Dios a otorgar su acceso del alma al paraíso.

Futuro incierto

Los uigur detenidos en Tailandia siguen en el limbo más de un año en su detención, a Pekín exigen ser repatriados a China.

Desde la muerte de Abduweli, uigur detenidos en Padang Besar se han quejado del empeoramiento de las condiciones. Llevó a cabo una huelga de hambre en enero para exigir que las autoridades mejoran la situación en el centro.

Los detenidos carecían de camas y baños en el centro de gobierno, y varias personas se habían convertido en enfermas con diversas enfermedades, dijeron.

El mes pasado un tribunal de Tailandia rechazó las alegaciones de que una familia de 17 sospechosos uigures celebrada por las autoridades de inmigración durante un año habían sido detenido ilegalmente, aunque el abogado y los seguidores del grupo se han comprometido a recurrir la sentencia.

El grupo de cuatro adultos y 13 niños – dos de ellos nacidos en custodia – fueron detenido por la policía en Tailandia después ilegalmente en el país de Camboya en marzo de 2014 y desde entonces han sido reclamados como nacionales de Turquía y China.

El Tribunal dictaminó que las autoridades de inmigración tenían derecho a celebrar el 17, pero ninguna decisión sobre su nacionalidad. Según la ley tailandesa, funcionarios de inmigración deberán obtener permiso del Tribunal para detenciones que duran más de una semana.

En una conferencia de prensa el 22 de abril, tailandés Viceprimer Ministro y Ministro de defensa General Prawit Wongsuwan dijeron que el gobierno estaba trabajando para verificar las nacionalidades de la 17 y si no estaban implicados en cualquier proceso legal en China, "podemos enviarles en cualquier lugar –
donde quieren ir".

"Si Turquía o cualquier otros terceros países quieren aceptarlos, les dejaremos ir, y que puede ser inmediato, no participamos en la disputa."

Añadió que si los 17 fueron a devolver a China lo sería en condiciones que garantizarse su seguridad y que no enfrentarían persecución a manos de las autoridades.

 

Fuente: rfa.org